Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Catedrático de Sociología de la Universidad de Sevilla e investigador social. Ha realizado estancias de investigación, como Visiting Researcher, en la Universidad de Michigan (Ann Harbor), en la Universidad de California (Santa Bárbara) y en la Universidad de Essex (Colchester).

Sus líneas de investigación son: indicadores e índices sociales, sociología de las emociones, sociología de los valores y sociología visual. 

 

Publicaciones Recientes 

2014 Matrimonio, desigualdad de género y bienestar socioemocional de los miembros de la pareja

2012 The European gender equality index: Conceptual and analytical issues

2011 Imagen y conocimiento: retos epistemológicos de la sociología visual

2011 Travesía hacia 2020: escenarios predictivos para Andalucía

2009 El cambio cultural en Andalucía, 1996-2006

 

Con el comienzo del año numerosos gobiernos deciden actualizar el salario mínimo de sus países.

Tal y como se puede ver en el gráfico en Europa existe a día de hoy seis países que superan los 1.000 euros en el salario mínimo. De hecho, éstos no son los únicos países europeos que lo superan ya que no todos los países europeos están incluidos en esta lista (Alemania, Dinamarca, Noruega, Finlandia, etc.) debido a que no disponen de salario mínimo por ley, sino que funcionan con acuerdos colectivos. Por otro lado, se observa un total de 10 países donde el salario mínimo es inferior a 400 euros. Bienvenido a la Europa de las desigualdades.


El salario mínimo es establecido generalmente por ley pero en algunos casos los convenios colectivos se usan como un mecanismo para regular la cantidad mínima de dinero que un trabajador debe recibir a cambio de su trabajo. La cantidad del salario mínimo no se actualiza cada año, y no necesariamente siempre se aumenta. En España, en 2012 el salario mínimo quedó al mismo nivel que en 2011, como consecuencia de la crisis económica, aunque en 2012 éste ha subido un 0,6%. Éste no es el único país en hacerlo, ya que otros países como Portugal y Grecia que optaron por incluso bajar su valor

Según el informe de la Cruz Roja sobre el impacto humanitario de la crisis en Europa, el trabajo ya no es una garantía a la hora de eludir la pobreza y el 8,9% de los europeos con trabajo están bajo el umbral de la pobreza.

Las clases medias están disminuyendo a favor de las bajas e incluso en Alemania 5,5 millones de personas han perdido su condición de clase media, mientras que medio millón se han unido a la de los millonarios. Una de las mayores preocupaciones de los resultados del estudio efectuado por Cruz Roja sobre el Impacto humanitario de la crisis en Europa es el surgimiento de una nueva modalidad de pobre: “el trabajador pobre”, que es la persona que trabajando más de la mitad del año, gana menos del 60% de la renta media nacional. Por poner un ejemplo, la cuarta parte de los beneficiarios de asistencia social en Francia son pensionistas o tienen alguna clase de ingreso.

Esto quiere decir que el empleo ya no es una garantía para eludir una situación de pobreza y de hecho, en 2011, el 8,9% de las personas con empleo en la UE vivían por debajo del umbral de la pobreza. Otros nuevos grupos más o menos vulnerables son los padres solteros o divorciados, los estudiantes, las familias con niños pequeños, las personas que pierden su trabajo o su empresa y las familias donde sólo un miembro trabaja.

El informe también advierte sobre el aumento del riesgo de exclusión en casos de baja educación – lo que multiplica por cinco el riesgo de pobreza –, mientras que tener un trabajo de media jornada o llevar en el trabajo menos de un año lo multiplica por dos. Ser joven también aumenta el riesgo, al igual que pertenecer a un hogar monoparental, ser trabajador por cuenta propia o vivir en un entorno rural.

Compartir esta página